. . . .
Noticias y crónicas
  Reportajes gráficos  
Anécdotas taurinas   Reglamentos taurinos  
Entrevistas   Diccionario taurino  
Reportajes   Cirugía taurina  
08 de Agosto de 2020
Estadística nacional
    La tauromaquia y el arte
Toreros peruanos   Sociales  
Ganaderías peruanas     Grandes Faenas  
Entidades taurinas     Tienda virtual  



EL TORO SEGÚN… ENRIQUE PONCE
2020-03-26 15:37:26
por: Por: Helena López- Casares Pertusa

Una lectura importante para que nuestra afición entienda lo que el maestro Ponce busca en un toro de lidia. Además aleccionadora, porque siempre hay que tener la mente abierta para aprender de toros.


En el año 1993, Enrique Ponce decidió desarrollar una nueva faceta en su vida; la de ganadero. Tarea nada fácil y pilar básico para mantener la pureza, la tradición y el interés de la Fiesta. Transcurridos cinco años, Ponce reconoce que está aún empezando y que "tardará en cogerle el hilo a esto". El joven ganadero afirma que su visión del toro ha podido variar un poco, aunque en el fondo sigue siendo la misma. Es decir, la esencia no ha cambiado.

"Como torero me gusta el toro suave, que me permita hacer el toreo que exige la plaza. El torero busca el triunfo y para ello necesita un toro que le ayude, que se acople y le deje hacer su toreo.

En cambio, como ganadero prefiero ese mismo tipo de toro, pero con más motor, que transmita más.

En la selección que se realiza en los tentaderos busco precisamente eso, la transmisión, la raza. Como ganadero lo valoro mucho y pienso que la bravura está por encima de todo" "Desde que soy ganadero disfruto más la embestida de los toros, me llega antes.

La bravura para mí significa entrega y nobleza. La conjunción de ambas características en su justa medida es algo fundamental. Uno de los principales problemas a los que se enfrenta el toro actual es la falta de raza. La carencia de esta cualidad -afirma Ponce- se ha convertido casi en una constante en las ganaderías actuales. El aficionado exige mucho y por tanto hay que buscar la bravura."


"Un aspecto esencial lo constituye la selección que se lleva a cabo en los tentaderos. El número de corridas ha aumentado de manera considerable en los últimos tiempos, y esto lleva implícito una menor selección. Se lidian demasiados toros y muchos salen malos. No existe esa selección que antes había.

Ante todo, soy torero y, aunque prime mi amor al toreo, a la hora de seleccionar no se debe «pasar ni una». A pesar de que el torero se sienta cómodo con el animal, en el momento en que este último se venga abajo hay que descartarlo. Sin embargo, esto no es una ciencia exacta y hay que «ir viendo».

En una selección no hay que conformarse con una becerra dulce suavona porque sus crías pueden ir menos.

Como ganadero hay que sopesar las condiciones de la becerra. Ante la duda lo mejor es probar. Un semental que no te ha convencido puede dar “productos” extraordinarios. La selección debe hacerse con sumo cuidado: y atención."

"He elegido la sangre de los toros de D. Salvador Domecq porque quiero toros bravos, fieros, que se entreguen y transmitan.

Una de las claves principales es que el toro no esté fuera de tipo. La obsesión por lidiar muchas corridas trae consigo consecuencias negativas, las ganaderías puede salirse del tipo. Cada uno tiene su propio concepto del ideal y el mío, -precisa el diestro-, que aquel que se entrega, repite y quiere cogerla muleta. Fundamentalmente debe ser bravo y no tener genio al ser esta, una peculiaridad mala.


Durante la lidia disfruto al ver al toro en el caballo. En el tercio de varas es donde se mide la bravura del animal. El comportamiento de la res en este tercio es muy importante.

Considero que los puyazos de hoy día equivalen a cinco de antes. Siempre y cuando el toro aguante está bien que se le peguen dos puyazos, pero esto no debería ser obligatorio.

A la plaza vamos a ver torear, no a un examen. Para examinar ya está el campo.

Prefiero que el toro vaya bien en la muleta a que esté espectacular con el caballo. Busco un toro para el torero."

"Si tuviera que quedarme con un tipo de toro elegiría la rama Parladé. Los toros de esta procedencia poseen grandes virtudes. El temple y el recorrido figuran entre ellas. Son animales muy serios, finos de hechuras, con una buena conformación córnea y de armónicas proporciones."

"El tema del peso es otro elemento a tener en cuenta. Pienso que para mantener el tipo el animal no debe sobrepasar los 550-560 kg. de peso. Un toro no es más peligroso por tener más peso ni va a responder mejor durante la lidia.


Creo que la afición, en general, no quiere al toro grande, al toro con peso. Aun así, se echan muchos toros atrás por tener pocos kilos. La afición reclama toros atléticos que transmitan a la vez riesgo y emoción, y con los que los toreros podamos reflejar nuestro arte y valor.

Hay que pensar que en el ruedo alguien se está jugando la vida. Me da la impresión que no siempre se tiene en cuenta la situación en la que se encuentra el torero y el mérito que supone el estar delante de un toro. Es importante que el animal haga sentir al público toda la emoción que encierra el toreo.

En la peligrosidad del toro intervienen muchos y diversos factores. No es una cuestión de kilos. La bravura y el trapío, cualidades de primer orden en un toro, no se advierten por el peso."

"En definitiva, un toro debe albergar armonía y seriedad en su conjunto, tener esa raza y bravura que le permitan transmitir y sacar de dentro toda la fuerza y garra que posee."

 

Ir al listado de noticias y crónicas
Por favor haga Click Aquí para descargar el plugin de Flash desde la página oficial del fabricante.
Inicio | Nosotros | Preguntas Frecuentes | Términos y condiciones | Contacto | Caballo peruano de paso
©2008 Aficiónperu. Todos los derechos reservados. Creado por Interactiva Studio.